Browse By

Viaje al pasado

EN LÍNEA – PAMPLONA 10ª DE SAN FERMÍN. Jorge Arturo Díaz Reyes, VII 14 2019. En la última de San Fermín un decimonónico encierro de Miura coge gravemente al ovacionado Rafaelillo. Juan Leal da una vuelta al ruedo y Octavio Chacón que lidió media corrida se va silenciado.

Rafaelillo se desplanta con “Rabanero” el primero de Miura.


Los de Zahariche fieles a su leyenda, metieron miedo en la pletórica y soleada plaza. Muy serios, cuajados, de amplias cunas, cuatro cinqueños, un colorado, un negro y cuatro cárdenos, arrojaron en báscula 599 kilos promedio. Por la mañana en el encierro habían corneado a tres corredores. Por la tarde hicieron mascar la tragedia en el ruedo. Su genio y poder obligó a lidias prebelmontinas valoradas por el público. Cada embroque fue un albur y cada vaciado un alivio. Toros que no se dejaron y avalaron el toreo. Sin embargo, entre susto y susto, brindaron embestidas francas en particular, segundo, tercero y sexto. No los mataron como se debe.

El pequeño Rafaelillo y el enorme “Rabanero” componían una imagen de asimetría conmovedora. Nada de nervios. Larga cambiada de rodillas, cuatro verónicas y media fueron el preámbulo de la bíblica contienda. Las dos buenas varas de Esquivel no lograron atemperar al zambombo. Lidia de piernas, castigo y dominio a toro enterado. Pinchazo arriba y estocada contraria para una ovación en el tercio. Poca recompensa para lo expuesto. “Era una mole, me vi cogido varias veces”, dijo Rafael. Al cuarto le volvió a recibir de rodillas, con el capote y con la muleta siendo cogido esta vez brutalmente, lanzado contra las tablas y aplastado contra el estribo. Se lo llevaron a cirugía con grave trauma torácico.

Octavio Chacón, tuvo que pechar con media corrida. Tiró de valor, oficio y serenidad en las faenas, pero no de acierto con el estoque. Pinchó tres veces antes de matar el segundo y fue avisado. En el cuarto que lidió por Rafaelillo, volvió a dar en hueso, puso una espada en guardia, otra delantera y asestó dos golpes de cruceta. Con el sexto, corrido el turno, pinchó de nuevo tres veces antes del bajonazo. Triple silencio.

Juan Leal, con más corazón que técnica, con más temeridad que pureza, puso su piel como apuesta toda la tarde. Eso le valió admiración y solidaridad. A portagayola desafió al imponente tercero que se le vino al pecho y le obligó a zambullirse. Sus dos valientes bregas a toros de mucho cuidado tuvieron más de refriega tabernaria que de arte. Pero eso no las demeritó, al contrario. Los aficionados pamplonicas agradecen siempre jugarse la vida con lealtad. Ellos mismo lo hace por las mañanas en la calle. Bajonazo, aviso y dos descabellos al tercero, pese a lo cual dio la vuelta al ruedo. Y al quinto, pincho bajo, aviso y silencio.

Así, con esta dura y casi mortal corrida, cerró la feria y las peñas se fueron a escanciar las últimas horas para terminar cantando y llorando a media noche.

FICHA DEL FESTEJO
Pamplona. Domingo 14 de julio 2019. 10ª de San Fermín. Sol y calor. Lleno. Seis toros, de Hijos de Eduardo Miura Fernández, bien presentados, de mucho volumen, romana y cuajo, encastados y temperamentales.

Rafaelillo, saludo y cogida
Octavio Chacón, silencio tras aviso, silencio tras aviso y silencio.
Juan Leal, Vuelta tras aviso y silencio tras aviso.

Incidencias: Rafaelillo cogido por el cuarto es intervenido en la enfermería de la plaza. Marc Leal saluda tras parear al 3º. Parte médico de Rafaelillo: Parte Médico: Rafael Rubio «Rafaelillo» sufrió «una cornada envainada en hemitórax izquierdo con enfisema subcutáneo, múltiples fracturas costales, hemotórax e inestabilidad hemodinámica. Ha sido intervenido en la enfermería de la plaza, procediéndose a realizar una toracotomía exploradora, realizándose reparación de estructuras lesionadas y hemostasia. Se ha colocado tubo de tórax. Derivado a complejo hospitalario de Navarra. Pronóstico grave»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *