Browse By

Ureña urbi et orbi

EN LÍNEA – BILBAO 7ª DE ASTE NAGUSIA. Jorge Arturo Díaz Reyes, VIII 23 2019. El murciano con dos faenas intimistas y dos tremendas estocadas corta cuatro orejas a los mejores toros de un encierro encastado en áspero. Cayetano doblemente ovacionado y Urdiales una vez.

Ureña sale a hombros de Bilbao

Este otro Ureña, posterior a la desgracia de Alicante, purgado de sus viejos histrionismos, ensimismado, sereno, capaz de jugarse todo, de torear como toreó, de matar como mató, ha escalado quizá su cumbre más alta hoy. Poner en ascuas la plaza de Bilbao, cortar bien cortadas las cuatro orejas de sus toros e irse a hombros de torero (Fortes), en medio de una multitud delirante, sin aspaviento, sin haber quebrado por un instante su paz interior, su placidez de agua en calma, evocando viejos y adustos gestos manoletinos.

“Ingresado”, el tercero, fue muy enrazado. Peleador sin concesiones. Lo mostró de salida. No permitió florituras de capa, se tragó las dos varas traseras de Peña, obligó al parón a Urdiales en le quite de chicuelinas y cogió escalofriante a “Azuquita” en banderillas. Paco ignoró todo eso, brindó al público y se clavó estoico en la arena para cuatro estatuarios rectilíneos, una firma, uno de pecho, cuatro naturales y el forzado. Todos en uno sin solución de continuidad. El cite delicado, casi qué sin tocar, el temple lento, el mando dulce, el cuerpo desgonzado en el embroque, la rimada ligazón por las dos manos, de redondo a circular completo. Toreo fundamental, pa´dentro, veraz, puro. Hasta los cinco cites para recibir que el toro no quiso acatar y que tuvo que cambiar por ese volapié frontal del cual salió cogido y de milagro no herido, pero dejando la espada en alto que hizo innecesaria la puntilla. Las orejas unánimes, el arrastre ovacionado y la vuelta ceremoniosa.

A “Gruñido”, el sexto, noble y agradecido, le pasó genuflexo cinco veces como preámbulo de otro manifiesto de ureñismo puro escrito a dos manos. Despacio, preciso, justo, concentrado, lo redactó con gran, claridad, convicción y coherencia. Brilló una inspiración poética de tres derechazos, un cambio de mano por la espalda un giro, un natural y un obligado de pecho que le salieron en verso. Y luego el estocadón y las otras dos orejas y la apoteosis final. Todos exaltados, todos, menos él que llegó hasta su van flotando sobre la muchedumbre como si nada. Cierto, se llevó el lote, pero cómo lo justificó y lo interpretó.

Cayetano, mientras tuvo embestidas toreó gustoso. Sus dos toros duraron poco, casi nada el quinto. Floreó en las verónicas y el quite por tafalleras al segundo y lució cuatro buenas tandas derechas, probó el imposible pitón natural y allí el animal renunció. La estocada completa fue tendida, exigió descabello ejecutado con donaire, rodilla en tierra. Al inane quinto lo liquidó con estocada honda en la cruz. En ambas ocasiones le sacaron a saludar y en la segunda se entreveraron algunos pitos de cariz político, secesionista dicen.

Diego Urdiales, no paró los pies en toda la tarde. Bueno la incertidumbre y bronquedad de su lote lo explicaban más que justificarlo. No les pudo y además no los mató bien. Pincho y media espada al primero y pincho saliéndose y estocada delantera al cuarto. Pero le aplaudieron todo y al final le ovacionaron.

Seis toros cuatreños, tres de Jandilla, primero, segundo y quinto, los otros con el hierro de Vegahermosa. Cuatro negros y dos castaños, parejos en sus 540 kilos promedio. Bien pero diversamente presentados y de juego distinto que tuvo en común la casta. Fueron aplaudidos los arrastres tercero y sexto.

Si a don Matías González, ayer le juzgamos raponero con Luis David y anteayer cicatero con Manzanares, por negarles a los dos la puerta grande, hoy no podemos acusarlo de regalón con Ureña. No señor.

FICHA DEL FESTEJO
Bilbao. Viernes 23 de agosto 2019. 7ª de las Corridas generas. Dos tercios de aforo. Sol, nubes y viento. Seis toros, tres de Jandilla (1º, 2º y 5º), y tres con el hierro de Vegahermosa, bien presentados, encastados y ásperos en diversas versiones, ovacionados en el arrastre tercero y sexto.

Diego Urdiales, silencio y saludo.
Cayetano, saludo y saludo.
Paco Ureña, dos orejas y dos orejas.

Incidencias: Saludaron Curro Vivas y “Azuquita” tras parear al tercero. Al termino de la corrida Paco Ureña salió a hombros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *