Browse By

Ovaciones para Valdellán

EN LÍNEA – MADRID 29ª SAN ISIDRO. Jorge Arturo Díaz Reyes, VI 11 2019. Encierro de mucho respeto. El oficio y la espada de Robleño aplaudidos y saludados. Cristian Escribano torea bien y mata mal a “Carasucia”, un gran toro. Iván Vicente silenciado.

Escribano y “Carasucia”. Foto: www.burladero.tv

Volvió a las Ventas lo de Santacoloma y como casi siempre con mucho predicamento. Cuatro toros ovacionados en el arrastre y uno de ellos de salida, el cuatreño “Montañés” de 656 kilos que puso por lo alto a toda la cuadrilla en tres varas, prontas, de largo y tres pares de lujo.

Los seis de Valdellán, cuatro cinqueños, cuatro negros, dos cárdenos. Serios, bien presentados y con armamento variado, arrojaron un promedio de 583 kilos y dicen que es encaste enano. Raza en las diferentes versiones de la casas y sobre todo carencia de bobería. Lo que más se agradeció. La mejor, brotó con el bravo y noble tercero “Carasucia” al que hasta se le pidió la vuelta al ruedo. Gran toro cárdeno, cinqueño. Fernando Álvarez el ganadero se declaró satisfecho “Funcionaron en el caballo y al menos tres o cuatro también en la muleta, el viento perjudicó a todos”, declaró.

La cumbre de la corrida, decíamos, estuvo en su mitad. Cristian Escribano, debutaba en la feria. Y lo hizo de manera muy auspiciosa. Cuatro delantales carteleros y una media que el toro tomó con gran emoción y fijeza, para ir dos veces al caballo de Francisco José Navarrete, entre las cuales una bella y precisa larga revolera para colocar condecoró. La parroquia cautivada, hizo desmonterar al “Chule” por sus asomados pares.

El de Getafe dobló la rodilla para cinco por bajo. Torero preámbulo de tres tandas estupendas en temple y ligazón que sumaron veinte muletazos, tomadas a fondo por lel bravo. Eso puso las ovaciones a tope haciendo presentir faena grande. Prontitud, codicia, repetición, franqueza, muleta por delante, aseo, y conducción contra el fuerte viento. Cuatro naturales y un forzoso molinete invertido. Todo era una fiesta, pero cuando en la siguiente tanda el toro se llevó la muleta y con ella el mando. Ya no fue lo mismo. Él a más y el torero a menos. La igualada fue larga, dubitativa y en ella “Carasucia” seguía buscando el trapo por abajo con celo cantando su victoria. Cuatro pinchazos desconfiados, dos avisos y un bajonazo. Qué manera de infamar una buena faena y malmatar a semejante toro. Le pidieron la vuelta y ovacionaron el arrastre.

El enorme sexto lució en las tres varas y los tres pares. La muleta ligo un par de series plausible por la izquierda, pero el torazo perdió acometida y la gente no estaba ya con el espada, que tras una honda eficaz, fue silenciado.

Fernando Robleño, afronto un lote dispar. Al manso y soso primero que se había portado sin decoro en los dos primeros tercios y llegó a la muleta carialto, huidizo y soso, le mantuvo frente a sí con una brega laboriosa de suertes espaciadas pero pudientes y le pegó un estocadón, digno de mejor beneficiario, que fue aplaudido. El cuarto era muy enrazado pero sabido y complejo. Toro para él, en la punta de sus diecinueve años de alternativa. Venía “Extremeño” pero no se iba y le anduvo por la cara, raudamente a veces, pero sin perder autoridad. Lidia eficaz de poco decorado que la gente asimiló y saludo tras la gran estocada.

Iván Vicente, tramitó sus dos toros con una calma displicente y sorda. Ningún esfuerzo de más. Parecía decir que no calzaban en su tauromaquia estilista y menos en ese vendaval. Explicable con el flojo, incierto y mansurrón segundo, pero no tanto con el exigente y encastado quinto al cual mezquinaba la muleta desconfiadamente. Mató los dos con sendas estocadas hondas y en silencio se fue al callejón.

Los elementos fundamentales de la tarde fueron: La personalidad del encierro, la noble bravura del tercero, el gustoso toreo de Escribano y el oficio y la espada letal de Robleño.

FICHA DEL FESTEJO
Madrid. Lunes 11 de junio 2019. Plaza de Las Ventas 29ª de San Isidro. Menos de media entrada. Sol, calor y viento. Siete toros. Seis de Valdellán, bien pero disparmente presentados y encastados. Ovacionados 3º, 4º, 5º y 6º en el arrastre y esete también de salida.

Fernando Robleño, palmas y saludo.
Iván Vicente, silencio y silencio.
Cristian Escribano, silencio tras aviso y silencio.

Incidencias: Saludaron, Jesus Alonso “Chule” tras parear al 3º y Raúl Cervantes e Ignacio Martín tras parear al 6º. También el picador Adrián Navarrete por sus tres varas al 6º.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *