Browse By

Las puerta por los pelos

EN LÍNEA – VALENCIA 5ª DE FALLAS
Jorge Arturo Díaz Reyes, III 14 2019

Con dos estocadas, una más eficaz que otra, y a punto del tercer aviso, López Simón saca una puerta grande de la olla. El Fandi la pierde por un pinchazo y Ferrera es ovacionado y protestado. Soso y flojo encierro de Zalduendo.

López Simón con la oreja del sexto zalduendo

Los extremeños jandillas del mexicano Bailleres, negros, finos, parejos en sus en 536 kilos promedio, la mitad cinqueños (tercero, cuarto y sexto) hicieron más larga la tarde de lo que fue. Casi tres horas. Dos carencias taparon sus virtudes, la de fuerza y la de bravura. Eso deja poco, facha y lo que ahora llaman nobleza, o sea el dejarse hacer de todo sin la menor autoestima.

Antonio Ferrera, abrió con un invalido que comenzó a caerse desde los primeros lances., afeando las varas y los quites que quisieron ser floridos. A la mariposa el titular y por navarras El Fandi. La faena, que como labor de cuidados intensivos fue impecable, resultaba lastimosa y la música incongruente Tras la eutanasia con estocada certera hubo saludo del espada y pitos al arrastre. El cuarto, cinqueño y cuajado, vio acentuada su mansedumbre por el empeño en el unipase, la muleta negada y la pachorra. La gente se dolió y Antonio se molestó. Tres pinchazos descolocados y un bajonazo de comisaría cerraron el drama.

El Fandi, voluntario, variado y capaz, alegró en todos los tercios. Trece banderillas clavó en lo alto y otra cayó desde allí. Pero sus ejecuciones fueron pirotécnicas. El Soro, que le aplaudía desde el tendido, debía estar pensando como yo que este es el mejor de la época y uno de los de la historia. Con el capote y la muleta por encima de sus dos toros; el modoso y flojo segundo y el más avivado pero áspero quinto. No deja que la clientela se aburra, por eso le han contratado tanto en estos veinte años. Al segundo lo pinchó, escuchó un aviso, estoqueó bien y perdió el pelo que todos querían darle. Al quinto le sepultó todo el acero arriba con efecto tardó, le tocaron otro clarinazo y le dieron la oreja.

López Simón, se llevó dos de cinco, el más liviano y el más contencioso, que a la larga fue el mejor. Abundó en sus dos faenas. Pases y pases, con y sin zapatillas, con y sin ligazón, con y sin temple. Hubo buenos por ambas manos, claro y un par de tandas notables, pero el apelar a todas la formas de lucha para ganar el triunfo desnaturalizaba por momentos los trasteos. Atropellos, cambios inopinados por la espalda y el empeño en la producción industrial. Al tercero le ejecutó un soberano volapié que por si solo valió el premio. Al sexto uno igual, pero sin efecto que obligó dos avisos y por poco uno más que hubiese trocado la dicha en desgracia. ¡Uf! Otra oreja y a hombros.

A la corrida le sobraron por lo menos tres cuartos de hora. Las faenas kilométricas, las pérdidas de tiempo y el confundir la cantidad con la calidad fueron la causa.

FICHA DEL FESTEJO
Valencia. Jueves 14 de 2019. 5ª de Fallas. Sol y viento. Media plaza. Seis toros de Zalduendo, bien presentados, nobles, flojos y desrazados.
Antonio Ferrera, saludo y silencio tras aviso.
El Fandi, saludo tras leve petición y aviso, y oreja tras aviso.
López Simón, oreja y oreja tras dos avisos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *