Browse By

Fuente Ymbro, casta noble

EN LÍNEA – SEVILLA 11ª DE FERIA
Jorge Arturo Díaz Reyes, V 11 2019

El hierro gaditano echó una brava corrida en la undécima de la feria sevillana. Un torerísimo Fandi saluda y corta una oreja de ley. López Simón se va con vuelta y ovación, mientras Ferrera es silenciado.

El ganadero Ricardo Gallardo.cuando arrastraban el sexto

Gran corrida de Ricardo Gallardo. Los seis bien aunque disparmente presentados. Tres cuatreños, el resto cinqueños avanzados. Cuatro castaños, dos negros, dieron en promedio 547 kilos. De talante noble, bravo y con clase, tercero, quinto y sexto, brindaron las orejas y se fueron ovacionados en los arrastres, los otros tres también encastados en diferentes versiones.

El Fandi, recibió con larga cambiada de rodillas y lanceo vibrante al segundo, que salía algo suelto. Y como siempre acaloró la concurrencia con su poder banderillero y su toreo a cuerpo limpio. La faena natural fue poderosa y entregada sufriendo un palotazo en la cara. Eso y la estocada honda le valieron el solo un saludo.

Pero nada, feliz, creativo y solvente con el capote, hizo una fiesta de su tercio preferido con pares irrefutables por su verdad y emoción poniendo la plaza en ascuas. Pero el mejor Fandi vendría con la muleta. De rodillas en la boca de riego, citó y aguanto el galope desde tablas para convertir los redondos en circulares hasta de tres vueltas alrededor de su figura postrada para incorporarse, dar dos de pecho, con molinete intermedio, que hicieron bramar la Maestranza y tronar el pasodoble. Lo que siguió superó. Trapo adelante, pata sembrada, mano baja, muleta tersa, mando y ligazón a compás. Por izquierda y por derecha, en tandas y abroches congruentes. “Ocurrente”, cinqueño también, fue un gran toro, pronto, franco, humillador y repitente alegre. La faena le hizo los honores. La muñeca, la cabeza y el corazón acoplados en ella. La media espada en la cruz entrando a ley le tiraron sin puntilla para que fuera ovacionado duro en el arrastre. La oreja cayó porque cayó y como ha estado la bolsa bien hubiesen sido las dos. Pero, es que el orejerío de ayer parece haber agotado las existencias de generosidad.
No me hagan caso, cosas de viejo. La vuelta fue clamorosa, con muchas, muchas prendas al ruedo celebrando felices los espléndidos tres tercios, tres.

López simón, se llevó el lote de una gran corrida. El tercero, “Tramposo”, cinqueño, castaño, que no por ser el de menos peso fue el de menos trapío ni el menos bello. Encima se empleó en el caballo de “Alventus” de donde llegó a la muleta muy ahormado. El toreo ligado y templado pero inmerecidamente distante y de contenido poco expresivo fue jaleado y musicalizado, aunque no lo suficiente para que, tras la estocada tendida y el aviso, la petición lograra nada más que la vuelta al ruedo.

El sexto, “Protestón”, de tercio a tercio explayó su clase y raza. Una máquina de embestir, decían. La secuencia y verticalidad en la muleta movió el acompañamiento general. Todos metidos en la faena hasta el epílogo de las bernadinas y la estocada no bien direccionada que le ganaron un saludo.

Antonio Ferrera. Por el contra, se llevó lo más exigente del sorteo. Se abrió de capa con más oficio que filigrana frente al importante primero que invirtió poco en las dos varas de José Manuel González. Luego puso en apuros a los banderilleros y obligó a una lidia de domino que terminó con varias tandas sin ayudado. La no estocada, con dos pinchos y descabello no fue impedimento para saludar una ovación de lujo. Qué pasa en Sevilla con la suerte suprema. El toro se la había ganado. ¿Ya no ya no reza la exigencia cartelera: “6 toros 6 que serán lidiados y muertos a estoque”?

Con el cuarto que desentonó sacando una colección de malos modos, agravó la pesadez en una brega pachorruda más que pausada. El acero descolocado pero suficiente silenció la clientela.

Los Fuente Ymbro ameritaron otro lleno que no se dio y el ganadero cuyo encierro compite ya por el trofeo de la feria un reconocimiento. Por lo menos de los que todavía creen que el toro es el rey de la fiesta, que debe haberlos.

FICHA DEL FESTEJO
Sevilla. Sábado 11 de mayo de 2019. Plaza de la Maestranza. 11ª de Feria. Menos de tres cuartos de aforo. Sol y calor. Seis toros de Fuente Ymbro, bien presentados, encastados y nobles, 3º, 5º y 6º ovacionados en el arrastre.
Ferrera, saludo y silencio.
El Fandi, saludo y oreja.
López Simón, vuelta tras aviso y petición y saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *