Browse By

Don Felipe VI en toros

EN LÍNEA – MADRID 30ª SAN ISIDRO. Jorge Arturo Díaz Reyes, VI 12 2019. En la de Beneficencia, dos magistrales faenas de El Juli vencidas por la oposición una, y otra por su espada. Urdiales saluda dos veces y Ventura recibe oreja de ley. Cornada de 35 centímetros a “Pirri”.

El Juli con el primero. Foto: Luis Sánchez Olmedo, www.cultoro.com

Con su Majestad El Rey don Felipe VI en el Palco Real, acompañado por Juan José Padilla, ornamentos de gala en plaza, banderillas y arreos, la mixta corrida de beneficencia puso el cartel de “No hay billetes”. Tarde soleada y cálida, de brindis regios, toreo diverso y público pasional.

El Juli, goza del desafecto y el sesgo de un grupo de espectadores asoleados, ruidosamente influyente. Le cargaron la debilidad manifiesta de su primer toro, que por por otro lado tenía noble calidad, y atronaron su faena. Que fue impoluta, no solo por el temple, la ligazón, la precisión, el buen gusto, sino por ser administrada maestramente, a la justa medida del toro y su circunstancia. Que es lo más que se puede pedir a un torero. Su estocada (julipié) total sin puntilla en el hoyo de las agujas, vergonzantemente no motivó petición y la ovación tumultuosa fue recibida desde el callejón a mano alzada.

Recibió al quinto, jabonero, cinqueño, de 620 kilos, con cuatro delantales y una media muy arrimados, acompasados y quietos. José Antonio Barroso, de largo le apuntó dos buenas varas. El quite titular a la verónica salió lucido, no así el de Urdiales. “Guerrerita” blandea repetidamente, pero la muleta le sostiene y mantiene al frente por tandas prolongadas que no parecían posibles. Una derecha tuvo particular belleza y el remate a pie junto pa´llá y pa´cá, rimado con tres naturales, pecho, natural, trinchera, natural fue de un eco tal, que los malquerientes no pudieron acallar. La cosa iba de trofeo, hasta los tres pinchazos arriba y la media aliviada que abrió paso a las ovaciones al arrastre y al matador en el tercio. “He sido feliz” dijo sin amargura el de Velilla.

Diego Urdiales, al fin ligó tandas en esta feria. Solo al encastado tercero, claro. Al que no pudo con la capa y el que tras las varas de Manuel Burgos, se pegó un totazo tremendo contra el paral del burladero al mismo tiempo que atravesaba a “Pirri” con feroz cornada. Ni así se rindió. Acometió emotivo la muleta encendiendo el tendido. El arnediano sin preámbulos se fue por derechas, cuatro y luego de a cinco y seis con sus abroches, muy girando sobre la pata de apoyo clavada como punta de compás. Media docena de ramilletes, así, diestros. Qué bueno. Ni qué decir cómo se puso la plaza que lo consiente. Pero cuando empuñó en la de cobrar ya no fue igual. Sin embargo, el epílogo fue con estrambote; seis naturales diversos,, trinchera, natural, trinchera, natural, antes de una igualada laboriosa, un aviso y una estocada costillar en guardia que abortó el triunfo, pero no calló a los fans. Ovación al arrastre y saludo. Con el sexto bis de La Reina, volvió al unipase irredento, acompañado por la parcial. Espadazo completo, desprendido y otro saludo.

Diego Ventura, fue un espectáculo aparte. Su maestría equitadora y torera rozan lo increíble. Que sus dos toros fueran mansos y estáticos no le fue problema. Con Bombón, Nazarí, Lío y Remate puso la clientela en hervor y su rejón pasado y el descabello certero le ganaron una ovación en el tercio. A lomos de Campiña, Bronce, Dólar sin bridas y otra vez Remate subió el volumen, puso el acero en toda la cruz y recibió la oreja que pareció poco.

La postinera tarde fue muy celebrada, todas las faenas. Pero también muy pasional, entre partidarios y detractores. Bueno que la afición siga siendo visceral, siempre fue así. No importa que Curro diga que él prefiere el público del tenis. Cosa suya, el de los toros nunca fue así.

FICHA DEL FESTEJO
Madrid. Lunes 12 de junio 2019. Plaza de Las Ventas 30ª de San Isidro. Lleno de “No hay bielletes. Sol y calor. Siete toros, dos despuntados para rejones de Los Espartales, mansos, cuatro de Núñez del Cuvillo y 6º bis de La Reina, dispares, nobles justos de fuerza y raza.
El Juli, saludo desde el callejón y saludo en el tercio.
Diego Urdiales, saludo tras aviso y saludo tras aviso.
Diego Ventura, saludo y oreja.

Incidencias: Victor Hugo Saugar “Pirri” cazado en el burladero por el 3º, que le asesta una cornada 35 centímetros entrando por el pliegue glúteo izquierdo y saliendo por la cresta iliaca anterosuperior, con destrozos musculares y contusión del nervio ciático. Intervenido en la enfermería de la plaza se remita a la Clínica de la Fraternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *