Browse By

Desencuentro total

EN LÍNEA – MADRID 32ª SAN ISIDRO. Jorge Arturo Díaz Reyes, VI 14 2019. Seis avisos, seis silencios, el toro más imponente devuelto, tres arrastres ovacionados y un ganadero defraudado, que solo quiso decir al final: “tarde gris”.

“Infractor” el 6º, devuelto. Foto: ww.las-ventas.com

Frente a tres toreros repitentes, y dos tercios de aforo, el tercer festejo de Fuente Ymbro en la feria. Dos cinqueños que subieron a tres, cuando devolvieron al soberbio “Infractor”, toda una estampa, por descoordinado y fue sustituido por el priemer sobrero del Conde de Mayalde. Conjunto dispar de tipo y juego, cuatro negros, dos castaños y un colorado que ajustó 571 kilos promedio. Hubo mansedumbre, casta, nobleza, rudeza, poder, debilidad, repetición, tardanza, embestidas a granel. En fin, lo que son los toros. Lo que no hubo fue bravura, pero si mucho que torear. La plaza bendijo tres arrastres, el segundo, el cuarto y el quinto, incluso creo que el sexto bis también lo hubiese merecido. Pero para el toreo se necesitan dos.

Morenito de Aranda, se fue a portagayola con larga cambiada de rodillas, incorporada en el embroque. Desistimiento que fue como un anuncio de lo que sería la ventosa, espesa y larga tarde. Manso, dócil, aunque distraído, el toro impuso ese tono a la faena que terminó en pincho, aviso y estocada. Con el cuarto, pinturera media en el quite, dos ligadas tandas por diferente pitón entre un montón de muletazos para dos en hueso y estocada delantera.

Pepe Moral, brindó dos veces al público. Imagínense. Tras el segundo metió los pies en la montera y espero en la boca de riego, desde tablas, el galope del encastado “Agitador”. Le aguantó una vez por la espalda y a caminar, y caminar llevado por la brisa, repartiendo pases y pases entre los cuales hubo un par de naturales que recordaron días mejores. El epílogo acompañado de algunos pitos fue triste. Pinchazo, estocada delantera inocua, dos desarmes, un clarinazo, tres descabellos y una ovación para el toro tan mal toreado y peor muerto. Con el segundo, también aplaudido, no estuvo mejor.

José Garrido, se dio al derechismo extremo y al toreo peripatético. Para rescatar, su quite al estribo con el tercero al que despenó de estocada baja. Sorteó ese monumento de toro, el sexto, que al salir al ruedo ya no era dueño de sus extremidades y que la cátedra protestó con furor digno de mejor causa. Lo devolvieron (al torazo) y el sobrero encastado y exigente tampoco le mereció el heroísmo. Ni con las telas ni con la espada. Al pisicorre llegaron los dos avisos, casi el tercero, por cuatro pinchazos al cuarteo, y sin estoquear, tres descabellos, el último flagrantemente barrenado que sobre la hora le sacó del problema.

La terna tuvo una tarde lamentable. La corrida no fue brava, pero brindó muchos matices que no se interpretaron, además la mataron malamente, lastimosamente. La gente vio mucho mejor los toros que los toreros.

FICHA DEL FESTEJO
Madrid. Viernes14 de junio 2019. Plaza de Las Ventas 32ª de San Isidro. Dos tercios de aforo. Sol, nubes y viento. Siete toros, seis, de Fuente Ymbro y 6ºbis de Conde de Mayalde, bien pero disparmente presentados, de juego diverso.
Morenito de Aranda, silencio tras aviso y silencio tras aviso.
Pepe Moral, silencio y silencio tras aviso.
José Garrido, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *