Browse By

Cruzando Despeñaperros

VIÑETA 303.
Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, mayo 14 de 2019.

Las Ventas desde la Avenida de los toreros. Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes

Cierra la feria de Sevilla y se abre la de San Isidro en Madrid. La fiesta cruza el desfiladero, peregrina de una catedral a otra. Pero no solo cambia de sede y fechas (espacio y tiempo). Cambia de modo, de dimensión, de sistema referencial. Y cuando este cambia, todo cambia. Lo explicaron bien Einstein y Belmonte hace más de un siglo.

No hay tal toreo eterno y universal. El toreo es ahora y aquí. Siempre lo ha sido. Y hoy, dejadas atrás las doce corridas continuas en La Maestranza, corre hacia las treinta y cuatro de Las Ventas. Mundo cercano y distante, donde más allá de los carteles y el oropel aguardan otro toro, otro público y otra idiosincrasia. Donde no hallará música, ni plácidos lagos de silencio. Donde miles y miles de miradas y voces inquisidoras, presentes y ausentes, juzgarán cada suerte decidiendo destinos. Quien lo sabe lo teme. Las figuras más que nadie.

Plazas de Sevilla y Madrid. Ni mejor ni peor. Realidades aparte. Planetas con gravedades y atmósferas propias. Ambos existen, son ambos. El aficionado se adapta más a uno u a otro, según su metabolismo taurino. Los toreros también, solo unos pocos han podido reinar en los dos.

El del Baratillo, en una feria feliz por los muchos toros que salieron y embistieron a su gusto, ha mantenido en órbita satélites como: El Juli, Roca Rey, Perera, y Manzanares. Pero quizá su acontecimiento cumbre haya sido el estrepitoso lanzamiento de uno nuevo; Pablo Aguado. Además, refrendó su licencia de vuelo a veteranos como: Ferrera, Cayetano, Morante (por ser Morante), Urdiales, El Fandi, De Justo, Chacón y Bolívar en preferia. Dos jóvenes emergentes pasaron el examen de admisión; Galdós y Lorenzo.

De todos, algunos no estarán en este multitudinario San Isidro. Los más encopetados, porque no quisieron y los menos porque quisieron y no los invitaron. Del resto, el dieciséis de junio por la noche ya se sabrá su sino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *